Ventanas al futuro digital: ¿Sociedad del conocimiento o del desconocimiento?

(Por Winston Manrique Saboga, El País)Todo son celebraciones por el mundo digital, entre otras cosas por lo que tiene de democratización de la información y el conocimiento, el acceso a muchos datos, las redes sociales, el poder compartir, etcétera. Pero también el mundo digital tiene el lado donde no pega el sol. Sobre esta zona se detuvo, el miércoles por la noche, el filósofo Daniel Innerarity en la inauguración del V Congreso Iberoamericano de Cultura, cuyo lema es Cultura digital, cultura en Red, en Zaragoza, organizado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Secretaría General Iberoamericana. Innerarity empezó diciendo que más que una sociedad del conocimiento, paradógicamente, estamos en una “sociedad del desconocimiento y la desinformacón”, debido al gran volumen de datos e información que se ofrece y, sobre todo, porque no existe, realmente, nada que lo seleccione ni nadie que nos oriente.

“Vivimos en un mundo de segunda mano”, alertó el filósofo, que este año ha publicado el libro Un mundo de todos y de nadie. Piratas, riesgos y redes en el nuevo desorden global (Paidós). ¿Por qué? Entre otras cosas, asegura, porque antes la gente conocía poco pero lo conocía bien, en cambio ahora se “goza del extraño privilegio de tener acceso a temas impensables y variados sin saber qué hacer verdaderamente”. En el fondo, agrega, “nos servimos de prótesis informativas. (…) A más información hoy, menor conocimiento”. Más adelante se detuvo en un punto que invita a pensar: “Acumular información es la forma de librarnos de la reflexión e imaginación”. Según el filósofo español, nos hemos convertido en usuarios sumisos. Recordó que “la mayor capacidad del ser humano será su capacidad de discernir, de seleccionar la información”. En últimas, aprender a gestionar el exceso. Falta esa jerarquización, esa guía, y por eso Innerarity considera que hoy “es más útil que alguien nos diga lo que NO hay que hacer o ver. Saber lo que no hay que saber”.

IBEROAMERICA UNIDA
Por el lado lado luminoso del ciberespacio ha estado Javier Celaya, director académico del Congreso. La invitación que lanza este encuento, según Celaya, es la de una oportunidad para que los países iberoamericanos empiecen a organizarse y puedan competir  en el mundo digital contra los otros dos idiomas que dominarán junto al español el espacio virtual: el inglés y el chino.

“El principal activo que tenemos en la región es el idioma favorecido por Internet que borra las fronteras, salvo las lingüísticas, con lo cual da la oportunidad de crear una industria común a 20 países hispanohablantes y a los que sumaríamos el portugués con Portugal y Brasil”, afirma Celaya. Se crearía una región  cultura y económica con  750 millones de personas (500 de español y 250 de portugués). En Internet no basta ofrecer buenos contenidos, son fundamentales las  economías de escala. Para lograrlo recomienda Celaya, “los gobiernos deben dejar de pensar de manera analógica y territorial y hacerlo de manera digital, que es la vía rápida y mejor para ser global”. Sobre ese espacio cultural iberoamericano hablaron hoy varios de sus ministros.

DIGITALIZACION DE LIBROS
 Para Milagros del Corral, exasesora del ONU y exdirectora de la Biblioteca Nacional, un tema clave es al digitalización de libros: “La digitalización de libros ya tiene su historia y, como siempre sucede, la pasión por la modernidad, el desconocimiento del medio y el deseo de querer estar ahí, llevan a privilegiar la cantidad y, con las prisas, se cometen no pocos errores. Google, Europeana y tantas otras plataformas públicas y privadas, nacionales e internacionales, contienen enormes acervos de libros, revistas, periódicos, grabados, mapas,  fotografía, música… recursos culturales, en suma. A la digitalización, sus estándares y metadatos,  sucedió la  preservación de los objetos digitales, fase en la que aún se encuentran casi todos los actores. Urge ahora abordar la calidad, evaluar comparativamente el trabajo realizado. Esa es la tarea que propone SUCCEED!, nuevo programa de la Unión Europea, pilotado desde la Biblioteca Virtual Cervantes (España) cuyo Consejo Asesor Superior tengo el honor de presidir”.

REENCUENTRO CON LO LOCAL
Los temores sobre los riesgos de Internet, en el sentido de que tiende a igualarlo todo, siguen latentes. Desde la tentación de cómo visten Allí para copiarlo Aquí al instante, o de ver cómo resuelven una situación determinada Allá para copiarla Acá es permanente. Es una situación que erosiona la capacidad de imaginar porque ya las cosas viene hechas. Pero según Fréderic Martel, investigador, sociólogo y autor del libro Cultura mainstream, lo local tiene un espacio exitoso en la Red. No todo puede ser universal, global e igual. La gente quiere saber de su ciudad, de su entorno más próximo, de la mejor manera, con fiabilidad y eficacia como se trata de mostrar el mundo. “Todos usamos los soportes y las redes que conocemos, pero en cada nación y cultura es diferente. Vivimos en un mundo inteligente, ni plano ni delgado, pequeño”, asegura el sociólogo.

Además, me viene a la cabeza el mundo de los inmigrantes que estamos por todas partes y una de las cosas sobre las que siempre queremos saber es acerca de nuestras ciudades nativas o países; y para eso hacen falta buenas webs, medios de comunicación o plataformas o guías que te hablen de ellas de la mejor manera posible. Otro ejemplo es el vivido en este Congreso: la mitad de los 21 proyectos de emprendedores iberoamericanos tienen como base el mismo concepto: Difundir, promocionar o divulgar su ciudad y regiones, mostrar a sus conciudadanos el patrimonio que tienen y compartirlo con el resto del mundo. Buscan afianzar la identidad, hacer gala de su idiosincrasia.

Martel hizo énfasis en la relectura sobre los cambios augurados por Internet: “Se llegó a hablar de que desaparecería la eñe en la era digital. Puede que para los franceses no sea importante, pero sí lo es para los iberoamericanos”. Por eso abogó por establecer estrategias afines para defender la identificación lingüística y cultural.

Frédéreic Martel, cuya ponencia se tituló La cultura en la era de la reproducción digital, propone, además una política común de la Unión Europea sobre cultura digital. Y que en ellas se establezcan unas coordenadas mínimas que deben ir desde la protección de la propiedad intelectual hasta la propia difusión y venta de bienes culturales.

 

Enlace original El País

Anuncios

Acerca de jmundaca

Papà de Daniela y Matilda, esposo de Pilo. Periodista, insatisfecho, feliz y con esperanzas permanentes.
Esta entrada fue publicada en comunicación, educación, información, redes sociales, tecnología. Guarda el enlace permanente.

Me interesa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s